Sostenibilidad y salvar el planeta: ¿por dónde empezar?

El camino hacia una vida más sostenible y respetuosa con el medio ambiente es sin duda un acto de nobleza, pero a veces me siento abrumada por las opciones y un poco confundida intentando distinguir entre “necesidades” y “cosas que parecen chulas pero que puede que en realidad no sean lo mejor para el planeta”. 

Entonces, ¿por dónde deberíamos empezar? Creo que la respuesta es personal y que todos deberíamos evaluar nuestras vidas primero para ver en qué áreas puede que estemos comprando en exceso, ya sea en maquillaje o en ropa (generalmente fast-fashion), pero hay algunas cosas en las que absolutamente todos podemos mejorar en nuestro día a día. A continuación os mostraré tres de las cosas más fáciles que podemos empezar a hacer todos para disminuir nuestra huella de carbono.

1. USAR SIEMPRE BOLSAS REUTILIZABLES

Esto es algo que todo el mundo puede empezar a hacer de inmediato y que acaba saliendo más rentable a la larga! Las bolsas de plástico cuestan entre cinco y diez céntimos en los supermercados y son bolsas que se perforan fácilmente y no se pueden reutilizar muchas veces.

Es buena idea tener siempre alguna en el maletero de tu coche por si haces una parada improvisada en el supermercado. Además, ten presente que también puedes usar bolsas reutilizables al comprar otros productos como al comprar ropa. También existen bolsas reutilizables que se pueden plegar sobre sí mismas y que caben sin problema en el bolso o en un llavero.

Algunas de mis marcas favoritas para comprar bolsas reutilizables online son Bagloop y Usar y reusar

2. LLEVA SIEMPRE CONTIGO UNA BOTELLA DE AGUA REUTILIZABLE 

Establecer objetivos para beber más agua es una práctica eficaz y común que las personas incorporan inicialmente cuando quieren mejorar su estado de salud, lo que a menudo va de la mano con una toma de consciencia sobre la sostenibilidad. Por lo general, un adulto sano necesita unos 35 ml de agua al día por kilo de peso, así que una persona de 60 kg debería beber mínimo 2 litros de agua diarios.

Un buen tamaño de botella es el de 500 ml ya que es pequeña y manejable y la puedes ir rellenando con frecuencia, lo que te garantiza tener siempre a mano un agua más fresca.

3. COMPRA SÓLO LO QUE NECESITAS, INDEPENDIENTEMENTE DE LOS GASTOS DE ENVÍO

Este consejo es el hábito psicológico más útil que deberíamos de dejar de hacer. Nos hemos acostumbrado como consumidores a que los envíos sean gratuitos cuando el coste de enviar un productos simplemente no es gratis. Pero ¿cuántos de nosotros nos sentimos mejor con una compra de 100 euros que con una compra de 95 euros con una tarifa de envío de 5 euros?

Comprar lo que necesitas, y sólo lo que necesitas, te permite romper el ciclo de agregar otro artículo a tu carrito de la compra cuando te faltan solo 8 euros para el envío gratuito. Es como cuando estás comprando en una tienda física: los artículos de tamaño pequeño que colocan alrededor de la caja registradora están diseñados para captar tu interés, de modo que piques y acabes comprando artículos innecesarios a su cesta de la compra. 

231 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *