¿POR QUÉ LAS HAMBURGUESAS NUNCA SON COMO EN LOS ANUNCIOS?

Nunca te has preguntado por qué jamás has comido una hamburguesa tan apetecible como la que aparece en la publicidad de los restaurantes? Y en cambio, la que a ti te dan tiene el pan blando, una hoja de lechuga y una rebanada de la parte menos apetecible del tomate… La razón es simple: la comida de los anuncios no es comida real. Si te comieras esa hamburguesa que parece tan extraordinaria en la gráfica acabarías comiendo más algodones y alfileres que carne. Y eso es porque para que la comida parezca tan rica en los carteles debe haber un encargado de trabajar con ella como si fuera una obra de arte (home economist).

Y al igual que en los anuncios de hamburguesas sucede lo mismo en los de refrescos. Esos anuncios que con sólo verlos te entra sed… Cada burbuja del vaso, cada gota de agua que cae por él, incluso el color, está minuciosamente preparado. Y esto también pasa con las patatas fritas, los helados, los donuts… Como nos muestra el diseñador Minhky Le en sus vídeos titulados “Real food, but not really”, la comida que sale en los anuncios no es la comida que luego te comes. En este caso, la realidad no supera la ficción y la única solución es pensar que es más importante el interior que la apariencia.

 

 

Y aquí os dejameos un vídeo sobre cómo se hace la publicidad de las hamburguesas de McDonald´s.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.