¿NOS COMEMOS LA GRAN MANZANA?

Nueva York es una de las ciudades con más variedad de restaurantes y cocinas del mundo. Su oferta gastronómica alcanza casi las 25.000 opciones, muchas aparecen en guías turísticas que, por cierto, pagan por aparecer en ellas. Pero si lo que buscas es disfrutar de una experiencia única y que sólo podrás vivir en Nueva York, aquí os recomiendo algunas ideas para una cena memorable en la Gran Manzana.

Graffiti-NYCGraffiti es mi primera opción cada vez que voy a NY. Está en el East Village (224E, 10th Street) y es la opción más pequeña que puedes ver por Manhattan. Solo cuatro mesas que incluso puedes compartir con desconocidos si no completáis una mesa entera. Su cocina, fusión entre asiática y francesa con toques americanos, hacen de este rincón una experiencia culinaria inigualable. Mi plato favorito es la pizza de humus y calabacines y de postre las fresas trufadas con helado de pimienta. Lo malo es que es casi imposible encontrar mesa sin reserva previa.

Si eres un apasionado del sushi como yo, no puedes dejar de ir a Sushi Azabu. Se trata de un restaurante en TriBeCa escondido en el interior de Darumaya, el antiguo Grill Grennwich. Azabu es una cueva secreta que te traslada a Japón. Un sitio auténtico, tranquilo y donde puedes degustar el mejor sushi de Manhattan. Es imprescindible reservar con al menos 2 semanas de antelación

La Esquina es otro restaurante escondido y cada vez más de moda. Es uno de los mejores lugares para cenar comida mexicana y luego quedarte tomando chupitos y tequilas con amigos. Está en el Soho, totalmente oculto tras un escaparate de los típicos Fast Food de la ciudad. La comida está buenísima y el ambiente del sótano es totalmente neoyorkino. Es imprescindible reservar con 3 semanas de antelación.

Photo by A.Strakey

Photo by A.Strakey

Y por último, visita obligada sin ninguna duda es Republic . Un paseo por Union Square y me sumerjo en los sabores thailandeses más neoyorkinos. Los noodles son su especialidad y el curry es uno de los más buenos que he probado. Las mesas son bancos alargados que puedes compartir con desconocidos pero la experiencia merece la pena. ¡No hace falta reserva pero siempre está lleno!

Estas son mis recomendaciones para “comerse” Manhattan olvidando el clásico fast food de la ciudad… ¿Cuáles son las vuestras?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.